Los Triunfos de San Rafael: Custodio de Córdoba

Los Triunfos de San Rafael cubren las calles y plazas de Córdoba de un halo mágico. Se trata de una tipología monumental única, demostrando el fervor del pueblo cordobés hacia su Custodio. Para entender el vínculo que une el Arcángel San Rafael a la ciudad, debemos remontar a sus orígenes.

En el siglo XIII, Córdoba es asolada por sucesivas epidemias que acaban con gran parte de la población. La enfermedad es tan devastadora que los hogares apenas pueden recomponerse. Entre tal desolación y angustia aparece el Arcángel San Rafael. Advierte de su protección sobre la ciudad y la erradicación de todos los males. Con la esperanza de desprenderse de la plaga, los cordobeses sacan en procesión la imagen del santo.

Sus plegarias fueron escuchadas y la ciudad se recuperó milagrosamente.  A partir de ese momento, fue creciendo la fe de los habitantes hacia el Arcángel. Le otorgaron el título de Custodio de Córdoba y levantaron por toda la ciudad efigies en su honor.

Verdaderas obras de arte

Los Triunfos de San Rafael forman parte del paisaje monumental de Córdoba. Los encontramos cerca de los principales enclaves  de la ciudad o más recónditos:

– Plaza de la Compañía (Iglesia de Santo Domingo de Silos)

– Glorieta del Conde Guadalhorce

– Plaza de los Aguayos

Plaza del Potro

– Puente de San Rafael

Puente Romano

– Plaza del Triunfo (Puerta del PuenteMezquita-Catedral)

Estos dos últimos siendo los más populares gracias a su privilegiada ubicación y el tránsito turístico. Texto: Marta María Cobos García