Palacio de Orive: joya de Hernán Ruiz II

palacio de orive

A escasos metros de las iglesias fernandinas de San Pablo y San Andrés, hallamos el popular Palacio de Orive. Se conoce también como Palacio de los Villalones, familia que mandó construirlo y que da nombre a la plaza.

De estilo renacentista, las obras fueron dirigidas por uno de los arquitectos más reputados de la época: Hernán Ruiz II. Aprovechó la estructura de varias casas mudéjares para levantar la imponente vivienda.

Hoy en día ocupado por la Delegación de Cultura, el Palacio de Orive abre sus puertas al visitante de forma gratuita. En su interior, una sucesión de escaleras señoriales, angostas galerías y luminosos patios, que nos harán transportar a otros tiempos. Destacan sus vastos jardines, que pertenecían antaño a los huertos del convento de San Pablo. Actualmente, esta zona verde de Córdoba ha sido rehabilitada en parque para el disfrute y descanso del paseante.

La casa encantada de Córdoba

Pero sí algo caracteriza el Palacio de Orive es sin lugar a dudas su misteriosa fachada. Obra del gran arquitecto renacentista cordobés, fusiona perfectamente la decoración plateresca con las formas clásicas. Vislumbran sus guirnaldas, escudos y otras formas vegetales.

Recibiendo al que se atreve a cruzar su umbral, un busto de piedra alza los brazos hacia los cielos. Se trata de una figura femenina, que la tradición popular convirtió en la protagonista de una leyenda fantasmagórica.

Cuentan que, cuando la noche se apodera del palacio, un alma en pena recorre sus pasillos y estancias. Su sombra se refleja en los viejos ventanales iluminados por la tenue luz de una vela amarilla. Es Blanca, la hija del corregidor Don Carlos de Ucel y Guimbarda. Una niña cuya ansiosa curiosidad la llevó hasta los confines más profundos y oscuros de la tierra, quedándose atrapada para siempre. Desde entonces, numerosos son los testimonios de vecinos, caminantes y trabajadores que afirman haberse encontrado cara a cara con esta fantasmal figura. Texto: Fernando Cañete Buenestado

palacio de orive