Los Baños de Santa María: tradición árabe en Córdoba

turismo de Córdoba

A escasos metros de la Mezquita-Catedral y de la Calleja de las Flores, encontramos los Baños Árabes de Santa María. Probablemente de construcción más antigua, sus primeras referencias remontan al siglo XIII.

Ocupando actualmente los muros de una propiedad privada, podrían pasar totalmente desapercibidos para el transeúnte. Gracias a la labor de sus dueños, el visitante descubrirá esta edificación tradicional árabe, que era muy común en la zona.

Poder visitar los Baños Árabes de Santa María se convierte en un auténtico privilegio. Es una parada de obligado cumplimiento para los que buscan revivir la otrora grandeza de la cultura musulmana. Completan además a la perfección la visita que ofrece el conjunto arqueológico de los Baños Árabes del Alcázar Califal, frente al Alcázar de los Reyes Cristianos.

Tesoro arqueológico oculto

El patio de luz principal, que da la bienvenida al visitante, se utilizaba como Sala de Agua Templada. Lo rodea ocho columnas de arcos de medio punto policromados, al más puro estilo cordobés. Una bóveda con lucernas cobijaba un pequeño estanque para el baño, obras que fueron destruidas y tapiadas respectivamente.

Aún gozando de un buen estado de conservación, hallamos la Sala de Agua Caliente. Dispone de una bóveda de cañón con lucernas y de oquedades en las que se encontraban las pilas de agua. En esta estancia también se aprecian dos arcos en forma de herradura, presidiendo probablemente las piscinas. Un estrecho pasillo la conecta con un aljibe subterráneo. Ubicado a seis metros de profundidad, surtía de agua el recinto superior.

Los Baños Árabes de Santa María ocupaban los terrenos comprendidos entre las actuales calles Céspedes y Velázquez Bosco. Por lo que no es de extrañar que gran parte de sus edificaciones quede encubierta por las viviendas modernas. Texto: Marta María Cobos García