El Zoco Municipal: cuna del arte cordobés

Esta casa impregnada en el arte mudéjar acoge entre sus paredes las actividades más representativas de la cultura musulmana: las comerciales.

Dispuesto entre las calles más transitadas de la ciudad y siendo punto de unión entre la Sinagoga y la Capilla de San Bartolomé, el Zoco Municipal fue reconocido como Bien de Interés Cultural que apuesta por la autenticidad.

Aprovechando su proximidad con la Mezquita-Catedral, se ideó utilizar el lugar como cuna para el arte cordobés. Los artesanos locales trabajan la plata, la cerámica, la madera y el cuero. Se puede contemplar in situ la elaboración de cordobanes o la mítica filigrana cordobesa. Técnicas transmitidas de generación en generación unen la tradición popular y el patrimonio.

Patio cordobés

Un estrecho pasaje de arcos y suelo empedrado dan la bienvenida al Zoco Municipal. Se distribuye en un precioso patio de dos plantas, donde puede admirarse una espléndida fuente adornada. Distintas piezas arqueológicas salpican las estancias, y la visión general es coloreada por variedades de plantas que se disponen tanto en el pavimento como en las paredes.

En los 60, se colocaba en su centro un tablao flamenco y se organizaban noches de espectáculo en época estival. Aún hoy el Zoco Municipal de Córdoba acoge eventos esporádicos en los que la música hace acto de presencia y la difusión de la cultura es partícipe en este lugar cargado de historia.

Es una bomba para los sentidos, se respira un ambiente bohemio y a la vez tradicional en pleno centro de ebullición turística. Texto: Marta María Cobos García

  • Todo el año

Lunes a domingo: 10:00 a 20:00h

  • Días de cierre

1 y 6 de Enero, 25 de Diciembre

  • Entrada gratuita
  • Calle Judíos s/n, 14004 Córdoba