La Judería: la perla de Córdoba

La Judería de Córdoba, en el empedrado corazón de la ciudad, es uno de esos rincones con voz propia y gran personalidad.

La visión general del complejo ofrece múltiples detalles a los que dirigir la mirada para sumergirnos en su historia. Se respira la integración, el arte y la fragancia de las culturas que levantaron el tesoro imperecedero de Córdoba.

En época romana, el emplazamiento comienza a forjar sus cimientos gracias a una súbita afluencia. A partir de la conquista musulmana, el entramado propiamente árabe propulsa la integridad del enclave como un complejo único. Actividades artísticas y comerciales coexisten con el barrio residencial. Sin embargo, hasta la llegada de los Reyes Católicos, esta zona no es habitada por los judíos.

Destacados monumentos y personajes

El eco de las tres culturas dejaron su esencia en Córdoba, siendo ejemplo de tolerancia y respeto en su momento. Próxima a la Mezquita-Catedral, la Judería de Córdoba esconde monumentos de gran valor. Entre la oferta turístrica encontramos el Museo Taurino, el Zoco Municipal o la Sinagoga.

Pero sin duda, la figura más emblemática que se hace presente entre sus estrechas calles, es la estatua en honor a Maimónides. Este filósofo y médico judío trae consigo creencias populares. Se dice que la suerte acompañará a quien toque sus zapatos; así que puede apreciarse cierto desgaste en esta parte de la escultura. Su situación estratégica hace que cientos de personas pasen frente a ella en un sólo día.

De este modo, puede decirse que la lección de respeto y comprensión que caracterizaron a nuestros antepasados, sigue dando ejemplo a través del tiempo. Texto: Marta María Cobos García