Iglesias Fernandinas: San Pablo

La Iglesia de San Pablo disfruta de una ubicación privilegiada en Córdoba. A su alrededor se alzan grandes edificaciones que incluyen el actual Ayuntamiento y el Templo Romano. Fue uno de los mayores conventos de la ciudad por sus considerables dimensiones. Hoy en día, gran parte de su arquitectura ha desaparecido.

La Iglesia de San Pablo presenta una planta cuadrangular, dividida en tres naves sin crucero, separadas por pilares. La devoción de los cordobeses por la fe cristiana queda muy marcada entre sus paredes. Durante un largo período acogió el grupo escultórico de las Angustias, realizado para esta hermandad, de la mano de Juan de Mesa.

Una importante serie de cuadros ha resistido al paso de los siglos para nuestro asombro. Algunos de ellos se atribuyen al pintor cordobés Juan Luis Zambrano, y al artista sevillano José de Sarabia, todos ellos bajo propiedad eclesiástica.

La religión está muy arraigada en la cultura cordobesa y es algo que suscita interés para los visitantes de la ciudad. Al margen de la fe, el patrimonio cultural y artístico que se recoge en este emplazamiento permite la sinergia de creyentes y ateos bajo un mismo umbral.

Al ser una de las zonas más transitadas, centenares de miradas cada día se detienen a mirar la belleza de la Iglesia de San Pablo sin dejar indiferente a nadie. Texto: Marta María Cobos García

  • Calle Capitulares