Iglesias Fernandinas: San Nicolás de la Villa

En pleno corazón de Córdoba, rodeada de comercios y edificios más modernos, encontramos la Iglesia de San Nicolás. Es una de las Iglesias Fernandinas más transitadas de la ciudad, tanto por la propia población como por curiosos visitantes.

Tras la Reconquista de Córdoba, se levantó la Iglesia de San Nicolás sobre una antigua mezquita. Su ubicación, dentro de la “Villa”, le valió diferenciarse del otro templo situado en la Axerquía dedicado también a San Nicolás. Desgraciadamente, éste no subsistió al paso del tiempo. Entre los siglos XVI y XVIII, su patrimonio artístico se incrementó, convirtiéndose en un enclave cristiano importante.

La Iglesia de San Nicolás dispone de una estructura arquitectónica similar a las demás Iglesias Fernandinas. Su planta es casi cuadrada, sin crucero y con tres naves. Algunos elementos de la edificación original ya no pueden apreciarse. Es el caso de los sillares de piedra, ocultos a día de hoy tras varias capas de yeso. Así como de la portada principal, completamente cegada, cuyo único rastro reside en el rosetón central.

La Iglesia de San Nicolás está cobijada por un pórtico con arquería apuntada, apoyado sobre una columna de acarreo. En el interior quedan unos tímidos trazos pictóricos, representando una Coronación de la Virgen. Esta decoración quedó oculta por el altar mayor, tras la colocación de un retablo. Texto: Marta María Cobos García

  • Bulevar del Gran Capitán