Iglesias Fernandinas: San Lorenzo

La Iglesia de San Lorenzo está situada en uno de los barrios más populares de Córdoba. Fundada en la segunda mitad del siglo XIII, se erigió sobre los restos de una antigua mezquita. El arquitecto Hernán Ruiz El Joven aprovechó el imponente alminar para levantar la torre del campanario. Obra que inspiraría posteriormente la construcción de la Giralda de Sevilla.

Durante el siglo XVI, se emprendieron nuevas obras que añadieron a la torre un bello cuerpo de campanas. La Iglesia de San Lorenzo fue víctima del fuego en numerosas ocasiones. Sólo una parte de sus enseres pudieron salvarse de las llamas. Preciosas pinturas de época medieval bañaban sus muros, pero, desafortunadamente, sólo se conserva la que decora la capilla mayor.

La planta de la Iglesia de San Lorenzo se adapta al modelo medieval andaluz: tres naves de cuatro tramos, sin cabecero. Cuenta con tres entradas, dos laterales y una principal. A esta última se accede a través de una triple arcada, elemento poco frecuente en Andalucía. Un enorme rosetón singulariza la fachada, con un entramado muy laborioso, de los mejores que ha visto esta ciudad.

Santos populares y folclore

En la zona más alta de la Iglesia de San Lorenzo, siete figuras representan el período de la Pasión. Destácase la efigie del Señor por encima del resto de personajes. Señalar también las Capillas de La Borriquita y del Remedio de Ánimas, cuyas imágenes recorren las calles de Córdoba el Domingo de Ramos y Lunes Santo.

Pero no es el único arte que encierra la Iglesia de San Lorenzo. Durante los actos religiosos, como bodas o comuniones, diferentes coros rocieros despiertan el encanto del folclore. Una tradición popular que hace vibrar estos muros repletos de historia. Texto: Marta María Cobos García

  • Plaza de San Lorenzo