La Batalla de las Flores: bienvenida a la primavera de Córdoba

batalla de las flores

La Batalla de las Flores da la bienvenida al mes de mayo en Córdoba. Celebrada el último domingo de abril, es el preludio a todas las festividades tan esperadas por los cordobeses y visitantes. La siguen las Cruces, el mundialmente conocido Festival de los Patios y, como broche de oro, la Feria de la Salud.

No se conoce con certeza el origen del festejo. Algunas referencias datan sus inicios en el año 1915. Tras una efímera organización en los años 40, la Batalla de las Flores se retomaría definitivamente  a finales de los 80.

Más de veinte carrozas se congregan en el céntrico Paseo de la Victoria. Abre el cortejo la banda de música, que rota cada año, animando la celebración. Detrás, avanza el vehículo de la Federación de Peñas, organizadora del acontecimiento. Son las peñas y asociaciones cordobesas que dan vida a este florido y colorido evento. Muchas de ellas ya se estrenaron en las romerías celebradas en la provincia.

Cada carroza es decorada con miles de flores de papel y elementos representativos de la ciudad. Encontramos, entre otros, los arcos o herraduras de la Mezquita-Catedral, la peineta o la imagen de San Rafael. Los participantes visten los típicos trajes cordobeses y de flamenco, ensalzando el folclore local.

A las doce del mediodía se tira el pistoletazo que arranca la Batalla de las Flores propiamente dicha. Una avalancha de claveles vuela de las manos de los participantes a las de los cordobeses, y vice versa. También toman parte en esa “batalla” personalidades políticas y conocidas de Córdoba. Todo se llena de colores, risas y momentos felices. Texto: Julia Hachebe